Costarricenses se están quedando no solo sin liquidez, sino sin hogar y alimento.

La Defensoría de Apoyo al Deudor (DEFADE) alza la voz y exige en representación del sector de DEUDORES DE COSTA RICA, que se tomen medidas inmediatas para evitar efectos aún más catastróficos, esto debido a la situación que vive el país y el evidente aumento en la necesidad en la sociedad.

Los costarricenses se están quedando no solo sin liquidez, sino sin hogar y alimento. Por eso solicitamos a las autoridades del Gobierno lo siguiente:

  1. Exigimos que se abra el acceso al crédito para inversión. El sector de mipymes (pequeños y medianas empresas) del país están perdiendo todo el patrimonio por falta de liquidez. Lo más lamentables es que la banca pública desborda de los millones de dólares sin colocar. Esto producto del excesivo trámite burocrático y un sinnúmero de requisitos para acceder a un crédito. No se estan otorgando los fondos suficientes para inversion en mipymes, pero sí para consumo, que hasta se recurre al acoso de las personas que califican, con tal de que tengan una amplia gama de “dinero plástico” y con tasas de interés usureras. Si suponen que es para incentivar el consumo, están totalmente equivocados, ya que los dueños de los comercios también son maltratados con altos porcentajes en sus ventas por datafonos y sumado a ello con la excesiva carga tributaria que tiene nuestro país.
  1. Realizar un plan de readecuacion de deudas real. Si sólo pretenden ayudar a quien venía con sus créditos al día antes de la pandemia, se darán cuenta que la mayoría venia mal. Por esto tantas a hoy día hay tantas solicitudes que son rechazadas o que aún ni siquiera han sido respondidas.
  1. SUSPENSION DE EJECUCIONES HIPOTECARIAS Y MONITORIOS: mientras la sociedad sigue paralizada, el Sistema financiero y los Acreedores siguen gestionando procesos de Cobro Judicial. Siguen realizando remates de casas, embargos de salarios, cierres de pequeños emprendimientos y prácticas de acoso por deudas. Esta ¨bola de nieve¨ ya es insostenible y debe suspenderse por un periodo de al menos un año.

Isaac Martínez, asesor legal de DEFADE manifestó lo siguiente: “la sociedad costarricense vive momentos muy críticos, son pocos los que califican para créditos de emprendimiento, otros ni siquiera tienen capacidad de pago y con medidas como la que anuncia hoy la Superintendencia de Entidades Financieras (SUGEF) de frenar los créditos que otorgan las asociaciones solidaristas; prácticamente es dejar sin acceso a la ciudadanía de poder tener una vida digna para subsistir y crecer como seres humanos.”

DEFADE como representante de los DEUDORES DE COSTA RICA reitera su posición, de que se debe colocar fondos que permitan reactivar la economía costarricense y que incentiven sobretodo la creación de mipymes, las cuales generan muchas más fuentes de empleo. Entendemos que el sector financiero privado no desee colaborar en ese sentido y que establezca parámetros más rigurosos, pero en el caso de la banca pública no es justificable.  

En este momento histórico que vive Costa Rica y el mundo, es que se deben tomar medidas extraordinarias, el acceso al crédito es una necesidad de la economía y es totalmente contradictorio ante la existencia de abundantes recursos en el sistema financiero nacional para colocación; y que sólo por un tema de cumplimiento y regulación no se estén apoyan a los emprendimientos, por lo que debe flexibilizarse de inmediato para sacar adelante al pueblo de Costa Rica.