Guardacostas ha intervenido para que 141 personas no se aglomeraran en las playas de nuestro país.

El Servicio Nacional de Guardacostas continúa realizando operativos a fin de hacer cumplir las disposiciones del Ministerio de Salud para prevenir el COVID-19.

Durante toda la Semana Santa, los guardacostas tuvieron que efectuar 133 prevenciones a personas que estaban a punto de ingresar a las playas.

Además, a otras ocho personas, las cuales sí estaban dentro de las playas, se les efectuó una notificación de la orden sanitaria emanada del Ministerio de Salud, tras lo cual sus casos fueron remitidos a la fiscalía local.

Sábado y domingo fueron los días en los que se registraron más casos, pues a 60 personas les hicieron advertencias de que tenían que regresarse a sus casas.

La mayor parte de estos casos se registró en los cantones costeros de Guanacaste y Limón.

En playa Minas, cantón de Santa Cruz, Guanacaste, por ejemplo a seis personas el Guardacostas les ordenó acatar las directrices sanitarias.

Dichas personas fueron sorprendidas por oficiales de la Estación del Guardacostas de Flamingo, quienes realizaban un patrullaje a bordo de una de las lanchas interceptoras.

Tras ser informadas por los guardacostas, acerca de que estaban desobedeciendo dichas disposiciones, de inmediato acataron la orden de desalojar la playa y retirarse a sus casas.

Una de las estaciones de Guardacostas que ha tenido mucho trabajo en esta Semana Santa es la de Puerto Coyote, cantón de Nandayure, Guanacaste, cuyos oficiales han tenido que desalojar turistas, no solo de las playas, sino también de los ríos.

En Coyote, desde el inicio de la restricción sanitaria, los guardacostas han desalojado a 14 personas entre turistas nacionales y extranjeros por incumplimiento de la medida de no permanecer en ríos y playas.

Los guardacostas de Coyote efectúan una labor coordinada con los inspectores de la zona marítimo terrestre de la Municipalidad de Nandayure, quienes se han sumado a los esfuerzos que realizan las demás autoridades.