Explorando con Peter: «La Hormiga León».

En esta ocasión no vamos a dar a conocer un lugar sino que le nuestro amigo explorador Pedro Fernández nos va a ampliar más detalles sobre una particular hormiga.

Caminando por callejones y zonas con polvo en esta época del año nos podemos encontrar con insectos como este, La Hormiga León conocida también como La Larva del Antílope.

Estas pequeñas criaturas excavan un hoyo en forma de embudo (de 2,5 a 5 cm de profundidad y de 2,5 a 7,5 cm de ancho en el borde) usando su abdomen ovalado y gris arena como arado y amontonando las partículas sueltas en su gran cabeza cuadrada y arrojándolas fuera del hoyo.

Cuando se completa la fosa, la larva se entierra a sí misma, de modo que sólo sus mandíbulas se proyectan. Cualquier insecto pequeño que se aventura sobre el borde del hoyo arenoso se desliza hacia el fondo y es agarrado por las mandíbulas en forma de hoz del antílope. Después de succionar el contenido de su víctima, lanzan la piel vacía fuera de la fosa.

Una conducta impresionante de este pequeño animal del cual, quizás hemos visto esos pequeños hoyos en la tierra pero no hemos puesto mayor atención.