Pulpitos se solidarizan con bebés que nacen en hospital de San Ramón.

  • La finalidad de que los recién nacidos estén en un ambiente más amigable y humanizado.

La pulpitos llegaron recientemente y permiten que los bebés prematuros extremos y recién nacidos con hospitalizaciones prolongadas se sientan más seguros;  los pulpitos son de lana y reúnen las condiciones necesarias, para ser colocados junto a ellos en las incubadoras.

Estos niños suelen mantenerse hospitalizados durante tiempos prolongados, lejos de los brazos de sus familiares y sometidos a estrés en sus incubadoras por los tratamientos y procedimientos que se les deben realizar cotidianamente; los tentáculos de los pulpitos funcionan de manera que les recuerda el cordón umbilical, dándoles mayor seguridad.

Dentro de los beneficios demostrados por el acompañamiento de estos pulpitos se encuentran:

  • Consuelan y calman a los prematuros
  • Mejoran su respiración.
  • Hacen que sus latidos cardiacos sean más regulares.
  • Logran mayores niveles de oxígeno en la sangre.
  • Les dan consuelo cuando se les realizan procedimientos dolorosos.
  • Al mantener sus manitas ocupadas con los tentáculos evita que se quiten las sondas.
  • Se ha descrito que los tentáculos recuerdan a los bebés el cordón umbilical, y piensan que están en el vientre de su madre, haciéndolos sentir más seguros.

Este proyecto es posible gracias a la donación que realiza el grupo “Tejedores Sociales”, quienes amablemente hacen los pulpitos y los entregan al hospital empacados y esterilizados.

Estos pulpitos están también en otros hospitales como el Max Peralta de Cartago y el San Vicente de Paúl en Heredia con muy buenos resultados.